Stevenpro7

Resumen y análisis de El principito

El principito es un libro infantil del aviador y escritor francés Antoine de Saint-Exupéry.

Es uno de los libros más populares del mundo, traducido a más de ciento cincuenta idiomas. Escrito con un lenguaje sencillo, es capaz de conmover a niños y adultos.

La historia habla sobre el amor, el sentido de la vida, la amistad y la naturaleza de las personas adultas.

La novela es un clásico de la literatura que debe estar dentro de tu lista de lectura. Antes de comenzar el resumen y análisis de El principito quiero mostrarte uno de los fragmentos que más me gustó de la novela.

«Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una seria excusa: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona mayor es capaz de entenderlo todo, hasta los libros para niños. Tengo una tercera excusa: esta persona mayor vive en Francia, donde pasa hambre y frío. Verdaderamente necesita consuelo. Si todas esas excusas no bastasen, bien puedo dedicar este libro al niño que una vez fue esta persona mayor. Todos los mayores han sido primero niños (pero pocos lo recuerdan). Corrijo, pues, mi dedicatoria:

A LEON WERTH

CUANDO ERA NIÑO».

Dedicatoria de Antoine de Saint-Exupéry.

Resumen de El principito ⏳

¡Es un elefante dentro de una serpiente boa! 🐍 🐘

El libro comienza con un piloto de avión narrando eventos importantes de su niñez relacionados con la trama. Cuenta que una vez leyó un libro sobre la selva virgen, con el que aprendió que las serpientes boa tragan a sus presas y pasan varios meses digiriéndolas.

Inspirado por este aprendizaje, dibujó una serpiente boa después de haber tragado a un elefante. Muy entusiasmado le mostró su dibujo a un adulto y le preguntó si daba miedo.

«¿Por qué habría de asustar un sombrero?» fue la respuesta que obtuvo. ¡Los adultos necesitan muchas explicaciones! Fastidiado por esa respuesta, hizo nuevamente el dibujo, aunque esta vez con el estómago de la serpiente descubierto.

Pero su dibujo no fue el mejor, así que le sugirieron que pusiera interés en el cálculo, la historia, geografía y gramática. Así, el aviador abandonó una carrera artística.

Encuentro con el principito 🧒🏼

Después el aviador narra cómo conoció al principito. Esto sucedió un día mientras sobrevolaba el desierto del Sáhara. El motor se le averió y tuvo que aterrizar para arreglar la falla.

El aviador se encontraba a muchos kilómetros alejado de la población. Por lo que se sorprendió mucho al ver al amanecer a un niño de cabellos amarillos pidiéndole que le dibujara un cordero.

Lo increíble de la escena era que el niño no parecía estar herido, cansado, asustado… a pesar de lo desolado del lugar.

El aviador, al no saber dibujar, le hizo uno de los dos únicos dibujos que sabía hacer: una serpiente boa cerrada tragándose un elefante.

La respuesta del principito, para más asombro del aviador, fue que no quería un elefante en una serpiente. Las serpientes son peligrosas y los elefantes muy grandes, y su planeta era muy pequeño.

Entonces el aviador le hizo varios corderos, aunque la mayoría fueron rechazados. Hasta que se molestó y dibujó una caja y le dijo que el cordero estaba dentro de ella.

¡El principito quedó maravillado! ¡Era justo como lo quería!

Conociendo al principito 🧒🏼

Con los días el aviador fue conociendo más al principito. Era un niño muy preguntón, pero no respondía las preguntas que le hacían a él (se parece a mí 😂).

Le preguntó al aviador cómo había llegado ahí, al explicarle, el principito preguntó si también venía de otro planeta.

Luego le dijo que lo bueno de la caja es que el cordero se podrá resguardar en ella. Al escuchar esas palabras el aviador le propuso hacerle unas estacas para que pudiera atarlo, sin embargo, la idea no fue del agrado del principito. Se molestó por ello diciéndole que su planeta era muy pequeño, y no podría ir a ningún lado.

El planeta del principito era poco más grande que una casa. Esto no sorprendió al aviador puesto que sabía que así como hay planetas enormes, también hay unos muy pequeños.

Según el aviador el principito venía del asteroide B 612. Fue tan preciso al decir el nombre del asteroide porque los adultos necesitan números y muchos detalles.

También te interesa leer  Resumen y análisis de Frankenstein o el moderno Prometeo

Si a alguno le dices que conociste a alguien, no preguntará cosas esenciales como: «¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?», sino que preguntará: «¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?».

No les basta una simple explicación porque no comprenden la vida.

El aviador contará el resto de la historia, solo porque no quiere olvidar a su amigo. Han pasado seis años desde que lo vio partir y está muy triste. Antes de continuar, te advierte que quizá falle en la exactitud de sus dibujos.

Pero no lo culpes, desde muy pequeño fue alejado de una exitosa carrera como pintor.

Baobabs 🌳

El principito le habla al aviador sobre los baobabs. Estos son árboles enormes cuando crecen, y para un planeta tan pequeño con el asteroide B 612 suponen una amenaza.

Por eso el principito se alegró al saber que el cordero podía comérselos mientras estaban creciendo. Si alcanzaran la madurez, harían estallar el planeta.

Debido a la terrible amenaza, el principito los arranca desde la raíz todos los días, es una tarea fastidiosa, pero necesaria.

Al principito le encantan las puestas de sol, un día logró ver cuarenta y tres. Según él, cuando uno está triste le gusta hacerlo.

Miedo al cordero 🐑

El quinto día junto al aviador el principito, tan preguntón como siempre, le preguntó si el cordero también comía flores. La respuesta fue afirmativa. A esto el principito se exaltó y preguntó para qué son las espinas, si no evitan que se las coman.

El aviador estaba concentrado en reparar el motor así que le dijo que las espinas son maldad de las flores, luego, se fastidió de las preguntas del niño y le confesó que le había respondido cualquier cosa con el fin de que se callara.

Ante esta confesión el principito le gritó diciéndole que hablaba como los mayores.

Las flores tienen espinas desde hace millones de años, y los corderos siguen comiéndoselas. ¿Acaso eso no es importante? ¿Y si el principito tenía una flor única y un cordero se la comía?

No pudo aguantar más y reventó en llanto.

La rosa 🌹

Poco tiempo después el aviador se enteró de que en el planeta del principito crecían flores normales, hasta que un día cayó una diferente: una rosa.

Era muy hermosa, pero vanidosa. Siempre chantajeaba al principito para que hiciera lo que ella quería.

Con frecuencia le pedía cosas innecesarias, como que la cubriera del viento, era presumida y mentía para generar lástima.

El principito confesó que debió juzgarla por sus actos y no por sus palabras, y que nunca debió huir. Ella, a pesar de su personalidad, iluminaba y perfumaba su día.

Viajes del principito 🚀

En esta parte de la historia quien toma el papel de narrador es el principito. Dice que antes de irse de su planeta deshollinó sus tres volcanes. Uno estaba inactivo, sin embargo, siempre es mejor ser precavido.

Y luego, triste, se despidió de la orgullosa rosa.

El rey 🤴🏼

El primer planeta que visitó era pequeño. Conoció a un rey que le pidió que le obedeciera ya que era un rey universal: todos le obedecían.

El principito le pidió, puesto que todos le obedecen, que le ordenara al sol que se pusiera. Sin embargo, el rey se negó.

Le dijo que todo se haría en el tiempo oportuno, y que el sol se pondría, obedientemente, a las siete.

Frases del rey
«Si yo ordenara —decía frecuentemente—, si yo ordenara a un general que se transformara en ave marina y el general no me obedeciese, la culpa no sería del general, sino mía».

«Sólo hay que pedir a cada uno, lo que cada uno puede dar —continuó el rey—. La autoridad se apoya antes que nada en la razón. Si ordenas a tu pueblo que se tire al mar, el pueblo hará la revolución. Yo tengo derecho a exigir obediencia, porque mis órdenes son razonables».

El principito frustrado se preparó para irse, pero antes de eso el rey le ordenó que se quedara y fuera el Ministro de la Justicia.

A falta de personas a quien juzgar, dijo que se juzgara a sí mismo, y también a una rata que paseaba por ahí. A ella la sentenciaría a muerte, y luego la salvaría porque solo había una.

Al principito no le gustó la idea y se fue.

El vanidoso 🤵🏼

En el segundo planeta conoció a un hombre que le gustaba que lo aclamaran. Tenía un sombrero peculiar que utilizaba para saludar a quienes lo admiraban.

Le pidió al principito que le aplaudiera, este lo hizo, pero se aburrió luego de cinco minutos. Al pequeño le pareció raro y se fue.

El alcohólico 🍺

En el tercer planeta había un alcohólico sentado junto a varias botellas llenas y vacías. Al verlo el principito se puso melancólico.

El principito le preguntó qué hacía, y este le dijo que bebía; bebía para olvidar su vergüenza. Y su vergüenza era beber.

El chico se marchó, pensando que los mayores son muy raros.

El hombre de negocios 👨🏻‍💻

En el cuarto planeta vio a un hombre sacando cuentas de números muy grandes. Con frecuencia decía que era un hombre serio y no tenía tiempo de hacer ejercicios, jugar, salir o perder el tiempo.

También te interesa leer  Resumen y análisis de Rebelión en la granja

Llevaba cincuenta y cuatro años trabajando contando estrellas. Según él, todas les pertenecían.

El principito se interesó en saber cómo pueden ser suyas las estrellas. A esto el hombre de negocios le respondió que las reclamó, y eso fue suficiente.

Cuando consigues un diamante y nadie lo ha reclamado, puedes reclamarlo y hacerlo tuyo. Esta misma práctica aplica para las ideas; y las estrellas. Como nadie las había reclamado, son de él.

Las quería para contarlas, administrarlas y poseerlas. El principito, después de escuchar sus argumentos, le dijo que tenía una bufanda, y se la podía quitar y llevar a donde quisiera. Pero él no podía hacer lo mismo con «sus estrellas».

El hombre de negocios aceptó su opinión. Era cierto, no podía llevárselas, pero sí decir que las poseía colocando en un papel la cantidad exacta y llevándolo a un banco.

Antes de irse el principito le respondió:

«Yo poseo una flor que riego todos los días. Poseo tres volcanes que deshollino todas las semanas. Porque deshollino también el que está apagado. Nunca se sabe. Es útil para mis volcanes, y es útil para mi flor, que yo los posea. Pero tú no eres útil para las estrellas».

El farolero 👨🏻‍✈️

El quinto planeta era el más pequeño de todos. Ahí solo había un hombre y un farol. El hombre apagaba y prendía el farol cada minuto.

Esto se debía a que cada día duraba solo un minuto. Se quejaba porque trabajaba mucho y estaba cansado, pero no podía descansar porque tenía que cumplir con su consigna.

Al niño le intrigó que hubiera un faro en un planeta tan pequeño donde no había personas, vehículos, barcos… pero sentía que el farol representaba una flor o estrella en el universo.

Este trabajo sí era importante, porque pensaba en otras personas y no solo en él. El principito se quiso quedar, pero el planeta era muy pequeño, y dentro de él, no quería ver más de mil puestas de sol al día.

Se fue pensando, nuevamente, que los adultos son raros.

El geógrafo 📚

El último planeta era diez veces más grande que los anteriores. Cuando el principito llegó vio a un gran hombre sentado con un gran libro.

El hombre le contó que él era un geógrafo. Sabía exactamente donde estaban las montañas, valles, ríos, mares…

El principito le preguntó si había esas cosas en su planeta, pero no lo sabía. Los geógrafos solo se encargan de escribir la información verdadera de los exploradores, y él no era un explorador.

Después de esta explicación le pidió al niño que le contara qué había en su planeta. Anotó todo lo que le dijo el principito excepto la rosa, ya que para ellos las flores no son importantes por ser efímeras.

El principito preguntó qué era eso, y se sintió triste al saber que es algo de corta duración.

Después preguntó a dónde debía ir. La respuesta fue la tierra. Se marchó de inmediato, pensando en su rosa.

Llegada a la tierra 🌎

Cuando el principito llegó a la tierra conoció a una serpiente enigmática. Le preguntó dónde estaban los humanos, y la serpiente le dijo que en el desierto no vería a muchos.

Luego le dijo que no le haría daño porque lo veía muy puro y le daba lástima.

El principito se alejó y vio a una flor. Le hizo la misma pregunta de hace un momento y la flor le respondió que escasas veces se veía caminando uno por ahí.

Después el muchachito subió una montaña pensando que vería el planeta completo desde esa altura, llamó, y solo escuchó el sonido de su eco.

Encuentro con las rosas 🥀

Un día se encontró con un jardín lleno de rosas. Se desanimó muchísimo y se sintió engañado porque su rosa le había dicho que era la única. El principito pensaba que tenía un tesoro… entonces se puso muy triste y lloró.

Amistad con el zorro 🦊

En su aventura conoció a un zorro. El niño le pidió que fueran amigos, pero este le dijo que no porque aún no lo había domesticado.

Domesticar, según el zorro, era crear lazos. Para el zorro, el niño era un muchachito más del montón, y para el principito, el zorro era un zorro más del montón.

Pero si lo domesticaba serían unidos y únicos. El zorro le pidió que lo domesticara y así sucedió. Ambos se hicieron amigos hasta que se tuvieron que separar.

El zorro le pidió que fuera a hablar con las rosas. Cuando llegó hasta allá, les dijo a todas que eran muy bonitas, sin embargo, nadie las había domesticado. Él tenía una rosa que ha cuidado y por tanto era única; estaba domesticada.

Cuando regresó con el zorro se despidieron llorando, y el animal le reveló un secreto:

«Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos».

Hallazgo del pozo ⛲️

Ahora la narración la retoma el aviador. Cuenta que sus reservas estaban a punto de acabarse y tenían mucha sed.

Ambos se dispusieron a buscar un pozo en la noche, aunque el aviador no tenía muchas esperanzas.

Por sorpresa, hallaron uno peculiar: parecía un típico pozo de pueblo, no obstante, la civilización estaba a kilómetros de distancia.

Después de beber agua el principito le dijo a su amigo que había caído cerca de ese lugar, y ya era hora de volver a casa.

El principito caminaba el desierto buscando ese sitio, se perdió y por eso encontró al aviador.

Le pidió al aviador que se fuera a donde estaba el avión y lo dejara ahí, ya que al día siguiente partiría. Los dos se pusieron muy tristes.

También te interesa leer  Resumen y análisis de Frankenstein o el moderno Prometeo

Partida del principito 💫

En la tarde siguiente el aviador, preocupado, fue a ver al niño, de cual amaba su risita. Cuando llegó al lugar vio cómo una serpiente lo acorralaba, así que disparó al cielo para ahuyentarla.

Abrazó con fuerza a su querido amigo y escuchó sus palabras. El principito decía que no tuviera miedo, en el proceso su cuerpo se desvanecería y parecería que estuviera muriendo, pero era normal.

También le dijo que en las noches mirara al cielo. En una de las tantas estrellas estaría ahí riendo, y el misterio sería saber cuál era la estrella exacta. Pero que pensara que todas ellas son cascabeles que ríen para él.

El aviador después se sentó, dejó que el niño se alejara y vio cómo un destello amarillo golpeó su tobillo y cayó al suelo. El aviador anteriormente había logrado reparar el avión y se fue a casa.

El libro termina con el aviador muy triste y preocupado. Recodó que no le hizo una correa de cuero para el bozal del cordero, entonces el niño no podría haberlo sujetado. Se preguntaba, si el cordero se habría comido la rosa, o aún seguía viva…

Análisis de El principito 👀

El principito es un libro para niños, y aun así transmite un mensaje bastante importante. En la historia se habla del amor, la amistad y sobre todo, la simplicidad de las cosas.

Los adultos, y es cierto, no nos conformamos con lo esencial. Queremos más, y a veces, es bueno retomar nuestro lado infantil.

Ser adusto nos puede llevar a una obsesión por la perfección, cuando lo esencial es invisible a los ojos.

Por ejemplo, el principito se fue de su planeta porque se sentía solo y quería amigos, pero si lo piensas bien, ya tenía uno: la rosa. A pesar de su forma de ser, la rosa le daba alegría y eso es suficiente para ser feliz juntos.

En la vida hay muchas peleas de parejas por infidelidades. Y es que las personas (mayormente los hombres) no se dan cuenta de que eso que buscan ya lo tienen. Un hombre es infiel, porque olvida, o no entiende, que la mujer con la que está es perfecta, al menos para él. El problema es ese hombre que aún no lo nota, sino hasta que la pierde.

El libro también habla de la soledad. El principito se sentía solo y fue a explorar otros planetas para conseguir amigos. Nosotros también nos sentimos solos y buscamos a alguien para llenar ese vacío.

A veces es posible que ese alguien no sea el adecuado, porque en el mundo hay gran variedad de personas. El principito en sus viajes se encontró con un vanidoso, un adicto, un engreído, un obsesivo, un trabajador y un intelectual.

Además de los que conoció en la tierra, como la serpiente, que era mala. Siempre estamos rodeados de personas que pueden iluminar nuestros días o ser tóxicas.

Es nuestra decisión determinar con quien «domesticarnos», pero la soledad es un factor muy influyente que puede hacernos tomar una mala elección.

Ten cuidado con la soledad. ¡La soledad es terrible! Si te sientes solo, recuerda que lo esencial es invisible a los ojos. Estoy seguro de que tienes personas a tu alrededor que se preocupan por ti.

Valora las cosas pequeñas, y sé niño, a veces es lo mejor. Quizás el cordero del principito solo sea un dibujo, pero para él será más que eso. Significará el regalo de un gran amigo, o tal vez yo sea muy adulto, y no sepa el verdadero valor que le dará el muchachito de cabellos de oro.

Conclusiones de El principito ✅

El principito es un libro muy lindo y tierno lleno de aventuras, frases y personajes interesantes. Considero que lo debe leer toda persona que sepa hacerlo.

Es muy corto. Si tienes niños léeselos tú, hazlo divertido, y pregúntales qué opinan de la historia, luego explícales todo lo que no entiendan; lo valorarán.

A continuación te dejo una referencia de cuánto tiempo podrías tardar en leerlo.

  • comedores de libros: 1 día
  • personas más normales: de 2 a 3 días
  • personas ocupadas: 4 días

¡Y ya está! Eso fue todo el resumen y análisis de El Principito. No olvides ver sus películas, la última que sacaron el 2015 es súper bonita, aunque no se apega a la historia original.

¿Cuéntame qué te ha parecido mi análisis y el libro? Así como muchas personas, ¿te gustó?, ¿o tienes una opinión diferente al respecto?

Así concluye esta historia. Solo recuerda, y tenlo presente: si algún día, caminando por el desierto del Sáhara, ves por casualidad a un niño que ríe, con cabellos de oro y que nunca responde tus preguntas, trátalo bien. Y comunícate de inmediato con el aviador. ¡Está muy triste y quiere volver a verlo!

Deja un comentario

Cerrar menú