Antes de cada trabajo siempre debes tener presente tres cosas:

  1. ¿Quién es mi cliente?
  2. ¿Cuál es mi objetivo con el texto?
  3. ¿Qué es lo que esta persona va a pensar de lo que le estoy diciendo?

Tabla de Contenido

Tipos de ofertas

¿Cómo crear una oferta irresistible?

Una oferta irresistible es aquella que se vende a pesar del precio o cualquier factor negativo. Para crearla debes maximizar los beneficios de tu producto o servicio, para que el usuario lo vea con otros ojos.

Antes de crear una oferta irresistible debes tener presente que tu cliente tiene preguntas que debes responder. De esta manera obtienes mayores probabilidades de éxito. Las preguntas más usuales son las siguientes:

Y entre otras preguntas más importantes se encuentran:

  1. ¿Qué tienes para mí?: tu mensaje debe detallar qué ofreces. Así ganas la atención del posible consumidor.
  2. ¿Qué harán tus productos o servicios por mí?: es indispensable detallarlo. Debes responder de forma clara para aumentar el deseo de compra.
  3. ¿Quién eres como marca, por qué debo confiar en ti?: si el cliente no te conoce no confiará en ti. Tienes que darle razones para que lo haga. Puedes comenzar mostrando tu experiencia, testimonios, educación…

Factores por los que un cliente dice «no»

Un cliente dice que no a tu oferta por varios factores, sin embargo, te enlisto los más relevantes.

5 ingredientes para vender mejor

  1. Claridad. Para que todo quede claro
  2. Emoción. Para darle sazón
  3. Personalidad. Para que vean que eres único
  4. Relevancia. Palabras relevantes conectan con el público correcto
  5. Autenticidad. Para pensar qué es lo que ofreces, cuál es el objetivo de tu producto o servicio y a quién va dirigido

Palabras que no debes usar

¿Cómo escoger tus palabras con cuidado?

Las palabras tienen un poder enorme para convencer a los demás y movilizar masas. Si quieres usarlas con cuidado, usa unas que sean específicas, realista y sencillas.

¿Cómo escribir con naturalidad y no como un robot?

Lo mejor que puedes hacer es lo siguiente:

Preguntas para saber el nivel de conocimientos que tiene el cliente de tus productos o servicios

Antes de empezar a redactar cualquier texto debes saber:

Al tener clara esta información puedes crear «etapas» de la siguiente manera:

  1. Muy consciente: el cliente sabe todo y quiere el producto o servicio. Solo está esperando tu oferta. (Lo enganchas con una oferta).
  2. Consciente del producto: el cliente sabe lo que vendes, pero no de su situación. (Lo enganchas con una propuesta de valor).
  3. Consciente de la solución: el cliente sabe lo que está buscando, pero no a quién comprarlo. (Lo enganchas con una prueba).
  4. Consciente del problema: el cliente sabe que tiene un problema, pero no conoce soluciones. (Lo enganchas mostrándole cuál es la solución y que tú puedes dársela).
  5. Nada consciente: el cliente no sabe nada de nada. (Lo enganchas mostrándole cuáles son sus problemas y que tú puedes darle solución).

La idea de todo esto es que el cliente suba de etapa hasta que le vendas tu producto o servicio.

¿Cómo saber qué busca tu cliente y cómo lo tienes que escribir?

Debes hacer que tu cliente se sienta identificado y con ganas de comprar tu producto o servicio. Escribe para estimular sus emociones, recuerda que emoción es igual a motivación.

Hay dos principales motivaciones:

  1. satisfacer una necesidad
  2. evitar un problema o pérdida

Aunque la que tiene más fuerza es la segunda, tu deber es descubrir cuál motiva más a tus consumidores. La más frecuente de utilizar es la primera. Entonces debes captar esa necesidad y trasmitirla en tu oferta.

Es un concepto fácil de comprender. Solo debes buscar qué los motiva y escribirlo. Esta información la puedes sacar de tus clientes.

¿Dónde colocar el gancho de tu oferta?

Hay dos opciones principales:

  1. Título: hace la diferencia entre vender y no vender. Es la clave. Utiliza cualquier detalles que tu competencia no haya incluido.
  2. Historia personal: crea una historia tuya que valga la pena y muestre cómo has llegado hasta donde estás, que entiendes los problemas del cliente, que eres como ellos…

¿Cómo encontrar el gancho?

Para encontrar el gancho de tu oferta es indispensable que hagas una investigación. Así obtienes una nueva perspectiva de tu producto o servicio. Lo ideal es conseguir mucha información con el fin de conocer mejor a tu cliente.

Haciendo esto puedes descubrir una gran idea que no habías notado e incluirla en tus textos y dar ese «¡bom!» que deseas.

¿Cómo convencer a tu cliente ideal?

Para convencer a tu cliente ideal debes venderle el resultado, o sea, resaltar los beneficios de tu producto o servicio.

Siempre ten en mente qué quieren tu cliente. Generalmente no es el producto o servicio, sino sentirse especial, y es un error no hacerlo.

Piensa cuál es el beneficio principal que obtienen tus clientes y enfócalo en el texto.

Estrategia 3P: consigue emoción y reacción

Punto de dolor

Es el principal motivador de compra. Comienza con la insatisfacción del cliente que busca una solución. Esto crea una urgencia. Siempre debes saber cuál es el punto de dolor o problema del cliente y qué le motiva a buscar una solución, por qué la compra, cuáles son sus miedos, etc.

Puntos de placer

Aquí tienes que presentar la solución y hacer imaginar al usuario el placer que se sentirá si compra el producto o servicio. Debes asociar tu producto o servicio a un punto de dolor o placer. Tú elijes.

Prueba social

Ya mostraste el problema y dijiste por qué tu producto es la solución. Ahora debes responder por qué deben comprarte a ti y no a otro. Para eso tienes que generar confianza, puesto que muchas veces no te conocen.

La confianza la consigues por medio de testimonios o cosas que validen tu reputación.

En conclusión, lo primero que tienes que hacer es mostrar el problema, decir que tus productos son la solución (demuéstralo) y por último explicar por qué te deben comprar a ti y no a otro.

¿Cómo diferenciar tu oferta y hacer que sea única?

Si los clientes no notan qué diferencias hay, no se fijarán en ti. Tienes que crear una oferta que tus clientes entiendan y sea única, una que no conseguirá en otra parte. Para esto sigue los siguientes pasos:

  1. Averigua el punto de dolor o deseo más profundo de tu cliente ideal.
  2. Detecta las necesidades o deseos que tus clientes quieren y no está cubriendo la competencia.
  3. Conoce a tu competencia. Así ve si tu negocio mejora las carencias que ellos tienen o no.
  4. Conócete a ti mismo. Así puedes saber en qué destacas y en qué fallas.
  5. Escribe tu gran promesa. Ya sabes qué quieren tus clientes, qué necesidades no están cubiertas y entiendes cómo puedes satisfacerlas.

¿Qué es más importante para el cliente: el miedo o deseo?

A las personas les interesa más conservar algo que ya tienen que compra algo nuevo. Por ejemplo, nos preocupa más perder 10$ que conseguir esos 10$.

Este fenómeno se llama aversión a la pérdida. La gente hace más para evitar un problema que para conseguir un placer. Claro, si es a muy corto plazo, si es a largo plazo no hay tanto interés.

Como referencia, si el placer ocurre más rápido generará más interés y viceversa. Entonces tienes que utilizar la motivación adecuada. Esto depende de tu tipo de negocio. Aunque debes tener presente la siguiente pregunta: ¿Qué puede perder un cliente si no tiene tu producto o servicio?

¿Qué es la voz única y por qué es importante?

La voz única es una forma de hablar en el mismo lenguaje del cliente. Sirve para diferenciarse entre marcas y generar confianza. De esta forma tus clientes se «enamoran» de ti. El tono de voz debe ser único y reconocible.

3 elementos que no pueden faltar en tu tono de voz

  1. Autenticidad: escribe como eres. Si eres informal o formal adopta ese estilo. A los clientes les gustará.
  2. Identidad: siempre piensa para quién escribes. Si son adolecentes o adultos debes adaptarte. Tienes que encontrar las palabras que mejor encajen con el tono de voz de tu marca.
  3. Coherencia: debes ser fiel al estilo de escritura. En cualquier lado. El tono de voz siempre debe ser el mismo para que el cliente reconozca tu marca.

¿Cómo encontrar tu tono de voz?

  1. Lee en voz alta. Así puedes saber si el texto suena igual de bien que en tu cabeza.
  2. Graba en vídeo o audio lo que dices. Así puedes notar si suenas agresivo, ofensivo, vendedor, etc.
  3. Juega con el tono de voz. Prueba escribiendo con diferentes emociones. Nostalgia, ansiedad, cansancio… luego ve qué tono queda mejor.

¿Cómo estructurar un texto para vender?

Mucha gente falla en esto y no logra lo que quiere. Por eso es recomendable que utilices la fórmula AIDA. Es una fórmula que engloba los pasos para vender un producto.

Se basa en atención, interés, deseo y acción. Algunos incluyen una «C» que significa convencimiento.

El camino comienza por atraer la atención del prospecto, luego que sienta curiosidad por seguir leyendo y despertar su interés por tu oferta, de tal forma que vea como el producto influye en su vida. Así produces el deseo para dar el paso final, la venta. Esta estructura es coherente y aumenta las probabilidades de éxito. A continuación la detallo mejor.

Captar la atención de tus potenciales clientes

Debes comenzar con una idea relevante para el cliente. Estudia bien a quién te diriges. No podrás llamar la atención de tu potencial cliente si no lo conoces bien.

Determina cuál es su problema y qué es lo que más le preocupa. Este problema lo debes describir de la misma forma que lo haría el cliente. Es una excelente forma de conectar con él.

Después define cuál es la solución que tu oferta le ofrece al cliente. Así el cliente puede tener otra perspectiva de lo que vende.

Recuerda dejar claro y con detalles cómo tu producto es la solución al problema. Y por cierto, este concepto que te mostré lo debes aplicar especialmente en el título y en la primera línea que escribas.

Despertar el interés

Ya con la atención del usuario te toca mostrarte que entiendes sus problemas y te pusiste en sus zapatos. Tienes poco tiempo para decir algo interesante al usuario.

No pienses en ti. De verdad ponte en los zapatos de tus prospectos y conectarás con ellos. Podrías contar una historia y conseguir una reacción emocional. Otra forma de generar interés es con preguntas que toquen sus «heridas».

Conseguir su deseo

Ya tienes la atención y el interés. Esta parte es sencilla. Solo debes demostrar que tienes la solución al problema de tu cliente.

Convencimiento

Esta parte es opcional. Trata de mostrar testimonios que generen confianza y validen tu reputación para que crean en ti.

Acción

Este es el paso final y consiste en cerrar la venta. Dile al cliente qué debe hacer, bien sea compartir, comprar, rellenar un formulario, etc.

¿Cómo crear titulares que consiguen realizar el 80% de ventas?

Seguro que has notado que en las portadas de las revista lo que más destaca son los títulos. La imagen cuenta, pero no aporta tanto valor como el título.

El título puede arruinar el trabajo que has hecho o mejorarlo. Por eso es una de las partes más importantes en el copy.

Tiene un valor de hasta 80% de conversión. Dale mucha importancia, incluso debes pasar una buena parte de tiempo estudiando bien qué título colocar. El título debe causar estos dos efectos:

  1. Captar el 100% de la atención del cliente potencial
  2. Dar el paso de llevar al usuario a que lea todo el texto

El título debe ofrecer dos premios o recompensas de una cosa buena y otra mala. La buena es un beneficio general que expresas en pocas palabras cómo puedes ganar, ahorrar o conseguir algo con tu producto o servicio.

La mala señala cómo el lector puede reducir preocupaciones, olvidar una pérdida, eliminar el estrés, etc., por medio de tu producto o servicio.

La efectividad de la conversión puede aumentar si dices que es en poco tiempo o con poco dinero. Hay tres tipos de títulos que funcionan bien.

  1. titular basado en los beneficios de tu oferta
  2. titular que despierta la curiosidad
  3. titular que ofrece noticia o novedad (estos funcionan muy bien. Porque el ser humano se preocupa por su supervivencia. Curiosidad más novedad es TOP)

El mejor es el primero. Esto se debe a que está unido a los intereses del usuario. Son los que mejor funcionan en páginas de ventas o páginas destinadas a convencer.

Así puedes mostrar a las personas el beneficio que obtiene, y si las mismas desde un inicio lo están buscando, ¡bam!

Los títulos de curiosidad funcionan en blogs y correos. De cierta forma muestran qué nos espera si abrimos el contenido. En una oferta no se suelen utilizar mucho. Su objetivo es despertar el interés del lector. El beneficio que recibirá es un aprendizaje, enseñanza, inspiración… La curiosidad combinada con los otros dos tipos funciona mejor.

NOTA: los titulares deben ser creíbles. No puedes hacer promesas que no puedes cumplir. Piensa cuál es tu promesa y asegúrate de que puedes con ella. En caso contrario no la muestres.

Puntos clave de los titulares:

  1. evita titulares que solo ofrecen curiosidad (siempre combínalos)
  2. céntrate en los aspectos positivos de tu oferta
  3. en caso de dudas, usa un titular de beneficios

Fórmulas para titulares

Estas fórmulas las tienes que usar cuando entiendas las bases del copy. De esa manera podrás modificarlas y usarlas bien. Estas fórmulas las puedes aplicar donde quieras.

Titulares que anuncian una novedad

Estos titulares gustan porque son nuevos, interesantes, novedosos, etc. Pueden empezar con la frase «por fin». Al agregarla das la sensación de que al fin ha llegado la solución que el usuario estaba esperando.

Otra forma de empezar es con la palabra «anunciando» o «introduciendo». Por ejemplo: anunciando nuevo curso de redacción.

Las personas se interesan en leer un anuncio sobre la mejora de un producto. Aunque esta palabra puede estar intercalada. Por ejemplo: un importante anuncio para los recién graduados.

Otra palabra interesante es «nuevo». Por ejemplo: nueva TV que emite imágenes más nítidas. También puedes probar con los titulares que incluyen una fecha, por ejemplo: junio de rebaja de X producto, y la palabra «ahora».

Titulares personalizados

Estos incluyen los intereses del potencial cliente y les hace reaccionar. Por ejemplo: atención, aspirante a repostero.

Titulares que informa el precio

Estos pueden incluir descuentos, ofertas, cosas gratis, etc.

Entre otros titulares se encuentran:

6 consejos para escribir titulares

  1. ofrece detalles en los titulares. Sé específico
  2. haz tus titulares grandes y llamativos
  3. utiliza palabras que capten la atención
  4. utiliza la palabra «tú»
  5. lee en voz alta el titulo
  6. utiliza titulares que contengan 3 ideas

¿Por qué el primer párrafo es clave en una oferta?

Después del título, el segundo elemento más importante es el primer párrafo. En todas partes donde escribas. Debe cumplir las siguientes características:

Encontrar la primera frase cuesta. Te recomiendo pasar algo de tiempo escribiendo este mensaje, porque es muy clave.

Recuerda: tienes pocos segundos para mantener el interés. Debes transmitir varios conceptos que engloban la idea de que te deben comprar ahora.

7 ideas para no improvisar a la hora de escribir el primer párrafo de una oferta

  1. Empezar con una historia. Siempre funciona. Debe ser específica e incluir curiosidad.
  2. Empezar con una noticia. Si incluye intriga, mejor.
  3. Empezar con frases entre comillas. Puede ser un testimonio de un cliente.
  4. Empezar con una frase que impacte. La idea es que deje en shock mostrando algo que el usuario no había considerado.
  5. Empezar con una pregunta.
  6. Empezar con una frase que le ayude a visualizar qué viene a continuación.
  7. Empezar con una frase que continúe lo que has dicho en el titular.

La importancia de crear una buena historia

Contar una historia capta el corazón del lector. En especial de aquellos distraídos. Desde el antaño se contaban historias por medio de pinturas.

Si lo piensas bien, tú eres una máquina de crear historias y te la pasas contándolas. Haz esto en tus textos comerciales. Es lo más fácil. Es necesario hacerla cuando el prospecto no compre. Esto le ayudará a recudir o eliminar la resistencia.

¿Cuál es el ingrediente perfecto para crear una buena historia?

Tienes que contar una historia a tus clientes que quieran leer y con la que se sientan identificados. Hazlos los héroes de tu relato. Las historias crean simpatía, esperanza, polémica… La historia tiene que tener acción y expectación.

¿Cuál es la estructura de una historia?

  1. Un héroe: pueden ser más héroes, pero intenta que la historia sea real. Muestra detalles de la persona.
  2. Un reto: tienes que detallar el reto y mostrar los desafíos. Algo que sea difícil.
  3. Solución: muestra cómo tu producto o servicio soluciona el desafío de la persona. O sea, cuál fue su gran diferencia.
  4. Beneficios: cuenta con detalles de qué forma la vida del cliente ha cambiado gracias a tu producto o servicio.

Recomendaciones

Fórmulas de copywriting que funcionan en el cuerpo del texto

Estas fórmulas se usan para no escribir desde cero.

P.A.S.T.O.R

P: describe el problema que estás resolviendo con detalles

Mientras más detalles des, mejor. Así el cliente se conecta contigo. Describe lo que él vive y entiende su experiencia.

A: amplificar

Amplifica las consecuencias de no resolver el problema. Es la clave para cerrar la venta. Debes ayudar al cliente a darse cuenta de esto.

S: historia y solución

Tras describir el problema y amplificar las consecuencias, es hora de compartir una historia que muestre cómo tú o el cliente lo resolvió. La historia debe ser cierta.

T: transformación y testimonio

Vende los testimonios y transformaciones que has logrado. Historias reales

O: oferta

Presentas la oferta y le dices qué obtendrá el cliente. Cuenta qué incluye tu oferta unido a la idea de transformación.

R: respuesta:

Le dices al cliente qué debe hacer para comprar tu producto o servicio y le recuerdas por qué es importe hacerlo.

1 – 2 – 3 – 4

Son cuatro preguntas fáciles de responder.

  1. ¿Qué tengo para ofrecerte? Aquí incluyes el producto o servicio.
  2. ¿Qué va a hacer por ti? Muestras los beneficios.
  3. ¿Quién soy yo y por qué debes confiar en mí? Muestras los testimonios.
  4. ¿Qué debes hacer para conseguirlo? Colocas un CTA.

S.L.A.P

Es una fórmula que se usa cuando lo que vendes es económico, ya que puedes escribirlo rápido y hacer que el cliente reaccione. Consiste en los siguientes pasos:

  1. Haces que el lector se detenga y se fije en lo que quieres.
  2. Lo obligas a leer y mantener su interés a través del texto. Esto lo consigues mostrando los beneficios de tu oferta. También con la foto y la descripción del texto.
  3. Buscas que realice una acción. Diles por ejemplo que es una oferta limitada.
  4. Le pides que compre el producto o servicio.

Cómo diseñar una garantía ante las objeciones de un cliente

La garantía es un elemento básico en una buena oferta. Tus clientes siempre tienen dudas sobre tu producto o servicio. Por eso está la garantía: para eliminar el miedo.

Representa una promesa que haces para aumentar la confianza y disipar las dudas. Es un mensaje poderoso que sirve para cerrar una venta.

Es como decir «esto que vendo es tan bueno que si no te gusta te devuelvo el dinero». Cuanto más caro es el producto, más importancia tiene la garantía.

Aunque toma en cuenta que esta palabra está explotada. No basta con incluir una garantía así como así. Tiene que ser irresistible.

La magia de la prueba social o cómo conseguir vender sin abrir la boca

Los testimonios son más importantes que la garantía. Lo mejor es tener varios de ellos que eliminen el miedo y objeciones de los clientes. Esto aumenta tu credibilidad. Un buen ejemplo de esto son los comentarios de Amazon.

¿Qué hacer para que los testimonios marquen la diferencia?

Los testimonios deben ser atractivos y creíbles. Sobre todo creíbles. Con el atractivo me refiero a que la recomendación sea de personas TOP. Aunque no pasa nada si no tienes clientes de ese estilo. Solo enfócate en que sean creíbles. Las fotos aumentan la confianza.

¿Cómo puedes conseguir buenos testimonios?

Es fácil: pídeselos a tus clientes. Intenta hacerlo justo cuando hayas terminado un trabajo, así ellos tendrán una idea más fresca.

Hazle preguntas sobre su experiencia y pídeles que expliquen qué cosas les gusta y qué no.

¿Cómo crear bono irresistible?

Los bonos algunas veces marcan la diferencia. Es importante para los clientes porque representan algo gratis que reciben si compran. Sin embargo, pueden arruinar la venta si no son adecuados. Las características que deben tener para ser irresistibles son las siguientes:

  1. debe estar relacionado con el producto que vendes
  2. tiene que tener mucho valor

3 objeciones comunes del cliente y cómo vencerlas

1. Precio

Los clientes pueden decir algo como «es muy caro», «la competencia lo tiene más barato», etc. Si el producto es caro, la resistencia siempre estará aquí presente. Entonces te debes enfocar en mostrar el valor de tu oferta.

2. Poca familiaridad del cliente con el producto

En esta objeción se harán preguntas como «nunca he oído hablar de esta marca, ¿de verdad me sirve?», «¿es buena?», entre otras. Vence estas objeciones mostrando los beneficios y testimonios de tu oferta.

3. Escepticismo

En esta apartado entran las típicas frases de «me lo voy a pensar», «tengo que hablarlo con mi pareja», «lo dejaré para X día»… Si sucede esto es porque el cliente no confía en ti ni cree en lo que dices. Vence esta objeción transmitiendo confianza con garantías y testimonios. Las historias también sirven.

Es común que las objeciones empiecen antes de que el cliente vea tu oferta. Por eso es bueno mencionar la resistencia que supongas que tendrán y argumentes sobre ella. Al hacerlo en muchas ocasiones no tendrán nada que objetar.

¿Cómo crear escasez y urgencia en el cierre de tu oferta?

Para que el cliente te elija a ti y no a otro debes demostrar que eres único. Esto lo haces dándoles razones como tu propuesta única de valor, esa gran promesa que tienes y no encontrarán en otra parte. Para crearla sigue estos pasos:

  1. averigua el punto de dolor o deseo más profundo de tu cliente ideal
  2. detecta qué necesidades o deseos no satisface el mercado
  3. conoce a tu competencia. No para copiarla, sino para saber qué hacen mejor y en qué fallan
  4. valora tus fortalezas y debilidades
  5. redacta tu propuesta de valor: tu gran promesa

¿Qué es una llamada a la acción y cuáles son los errores comunes que debes evitar?

Una llamada a la acción consiste en decirle al usuario qué debe hacer. Es útil para guiarlo. Siempre debes incluirla en tus textos, aunque no de cualquier manera. Los tres errores más comunes son los siguientes:

  1. incluir más de una llamada a la acción. Un texto dirigido a vender solo tiene una
  2. crear llamadas a la acción que no se ven
  3. crear una llamada a la acción abstracta

5 claves para escribir CTAs efectivos

  1. la llamada debe incluir un verbo de acción
  2. escribe la llamada a la acción en presente y primera persona singular
  3. utiliza palabras persuasivas en el botón
  4. utiliza la siguiente formula: verbo de acción + sustantivo + palabra mágica (sin conectores. Por ejemplo: «descargar mi guía gratis», «descubrir curso definitivo»
  5. añade un breve mensaje si es necesario a un lado del botón

El poder de la última palabra en un texto publicitario

La segunda palabra más leída después del titular es la «posdata». Los usuarios escanean el texto, y la posdata llama su atención. Así que es posible que la lean.

Las palabras finales siempre importan y pueden prender la mecha de tus clientes. La posdata tiene que ser un recordatorio de tu oferta, una forma de destacar el beneficio principal, garantía o testimonios.

No hay límite de posdatas que incluyas. Depende del texto. Si es corto y no explicas con detalles la oferta, puedes usaría varias. Solo debes darle sentido común, entonces no hay límites, pero tampoco exageres.

7 consejos para aumentar la atracción de tu oferta

Recuerda que la oferta es la solución para satisfacer una necesidad o resolver un problema. Estos consejos que te mostraré a continuación harán que aumente la atracción.

  1. Incluir tu oferta en el titular. O sea introducir el beneficio en el titular.
  2. Incluir tu oferta en los subtítulos. Es la misma idea que el caso anterior. Si no metes la oferta en el titular, lo hacer en el subtítulo.
  3. Menciona tu oferta en el primer párrafo. No tienes que ser repetitivo, pero el primer párrafo es clave. Deja claro cuál es tu oferta, aun cuando ya lo hiciste en el título o subtítulo.
  4. Resalta el beneficio principal de tu oferta. Utiliza negritas, fuentes más grandes, imágenes…
  5. Utiliza un copy largo. El copy largo es más persuasivo cuando se trata de persuadir a clientes que tienen interés por lo que vendes.
  6. Incluye la palabra mágica gratis. Es muy poderosa.
  7. Incluye testimonios. Así tus clientes pueden contrastar.

5 técnicas de escritura sencilla para escribir mejores textos

1. Alternar entre frases cortas y largas

El ritmo es uno de los elementos subestimados en la escritura. De cierta forma, el ritmo es la melodía del texto. Con él puedes hacer que el usuario lea más rápido o lento. Si tienes muchas oraciones largas puedes aburrir al lector y si tienes muchas cortas, puedes precipitar la lectura.

Mira esta guía:

2. Limita las exclamaciones

Muchos creen que poner muchas exclamaciones es positivo, pero la realidad es que está muy explotado, puede sonar agresivo y no generar confianza. Para añadir más emoción al texto tienes que crear un nuevo mensaje desde otra perspectiva.

3. Corrige los adverbios que incluyas

Lo mejor es que busques formas más ricas y expresivas para remplazar un adverbio. Te muestro tres reglas para hacerlo con un verbo más fuerte y poderoso:

  1. Si eliminas el adverbio y el significado de la oración no cambia, elimínalo. En caso de dudas, elimínalo también.
  2. Si eliminas un adverbio y el mensaje se debilita, trata de encontrar una expresión más fuerte. También puedes utilizar metáforas para reforzar el mensaje.
  3. Si un adverbio modifica un verbo, trata de escoger un verbo o una expresión más precisa y elimina el adverbio.

4. Todo lo que escribes tiene un objetivo

Tú no escribes por escribir. Cada parte del texto tiene un objetivo. Sé preciso, sencillo, fácil de entender y recordar. Trata de escribir simpe y directo sin meter relleno.

5. Añade en los titulares la palabra «aunque»

Los clientes siempre tienen sus objeciones incluso antes de ver tu oferta, para combatirlas puedes emplear la palabra «aunque» en los titulares. La idea consiste en mostrar una objeción y luego justificarla. Por ejemplo, «la inversión inicial de este servicio es elevada, aunque te hará ahorrar cientos de dólares».

3 estrategia para que tus textos se lean de arriba a abajo

Los lectores escanean el texto para responder la pregunta que tienen. Debes llamar la atención de tu cliente, pero también hacer que lea todo el contenido puesto que así aumentan las probabilidades de éxito. Aquí te dejo tres estrategias.

1. Incluir imágenes

Las imágenes son un complemento perfecto para potenciar las palabras y separar párrafos. Así los textos son más fáciles de leer. Intenta acentuar la idea de lo que dices con una imagen. Por ejemplo, imagina que hablas del tráfico, poner una foto de varios coches atascados en el tráfico ayudará mucho.

2. Trabajar los subtítulos

Muchas personas solo se enfocan en el titular, no obstante, los subtítulos también son importantes. Estos retienen la atención del lector y los mantienen leyendo. Con ellos tus clientes pueden escanear mejor.

3. Crear listas con viñetas (muy importante)

Las viñetas se utilizan para comunicar más fácil, rápido y ordenar la información. También son muy buenas para expresar los beneficios de una oferta. Estas las puedes hacer cortas o largas.

Puedes darles un uso para mostrar las características más importantes de tu servicio, los beneficios, preguntas, etc. Como consejo usa viñetas con palomillas (check mark) y no círculos.

¿Qué tan largo debería ser un texto publicitario?

Existe la idea de que mientras más corto mejor, pero el copy largo convierte más que el corto por dos razones:

  1. puedes incluir todos los elementos para crear una oferta irresistible
  2. puedes mantener la atención de todo tipo de cliente potencial

El texto obviamente debe ser bueno. Recuerda que hay cinco fases de conocimientos en los que se encuentra el cliente, si no lo sabes, apuesta por el copy largo.

La regla del tres y las formas de aplicarla a los textos

La regla del tres consiste en estructurar, organizar y recordar fácilmente la información. O sea, usar estructuras de tres partes. Está científicamente comprobado que el cerebro humano asimila y retiene mejor la información si viene desglosada de tres en tres.

El tres permite mantener el ritmo y la brevedad. Algunos ejemplos de esto son las trilogías de los libros, los tres mosqueteros, las frases como «sangre, sudor y lágrimas» y otro montón más. Tienes tres formas de usar esta regla.

  1. Agrupar adjetivos. Usa tres adjetivos de significado parecido que transmitan fuerza a tus textos. Por ejemplo: 30 recetas de cocina caseras fáciles, ricas y sanas.
  2. Crear un diseño lógico en cada historia que cuentes. Por ejemplo: introducción – nudo – desenlace.
  3. Sorprender al lector añadiendo un giro en el tercer elemento que uses.