Muchas personas piensan que los freelance, por trabajar desde casa, pueden despertar al momento que quieran y laborar pocas horas, pero eso está muy lejos de la realidad.

La verdad es que los freelance trabajamos más horas que en un trabajo fijo e iniciamos nuestra jornada laboral desde temprano.

La planificación es muy importante. Si lo haces bien, puedes lograr ser eficiente y terminar antes de lo esperado.

Con el tiempo es normal que establezcas un horario, sin embargo, si estás empezando, puedes estar perdido en este tema. A continuación te muestro todo lo que he aprendido.

¿Cuántas palabras escribir al día?

Cada persona es diferente, y algunas tienen habilidades en un área que sobresalen del resto. Tú, que te conoces mejor que nadie, debes saber cuál es tu límite. Así que determinar esto queda de tu parte.

No obstante, te puedo dar referencias. He visto gente que afirma escribir más de 2 000 palabras al día. Aunque los artículos que he leído de algunos de ellos tienen muchas deficiencias. No solo en la ortografía, también en el contenido, estructura, enfoque, etc.

Ten presente que no me refiero a cuántas palabras escribes en un solo día, sino a cada día al menos cinco veces a la semana.

Yo en un solo día puedo escribir hasta 2 500, pero al siguiente, qué va, mi amigo. Jamás podría llevar ese ritmo por periodos prolongados.

Entonces cuando alguien dice que escribe 2 000 palabras todos los días hay que prestar atención, si es diestro o hace trabajos reguleros.

A lo largo del curso entenderás por qué más de 2 000 palabras es mucho. Te enseñaré cosillas que pocos redactores hacen y que aumentan el tiempo y esfuerzo para realizar un trabajo TOP.

Te recomiendo mantenerte en las 1 500 palabras. Sin embargo, recuerda que tú conoces tus límites. Si crees poder escribir más manteniendo la calidad sin fatigarte, hazlo. Pero no eres una máquina. No lo olvides.

El trabajo en bloques

En este punto quiero recomendarte trabajar en bloques, te ayudará muchísimo. Para esto debes mantener la concentración.

Pon en silencio el móvil y ubícate en un lugar tranquilo. Notarás que serás más productivo de esta manera que cuando revisas a cada minuto el teléfono.

Los bloques de trabajo consisten en trabajar por un periodo de tiempo y tomar pequeños descansos. Mi consejo es que vayas probando hasta que te sientas cómodo. Mira cómo sería un bloque de 45 minutos:

  • trabajas 45 minutos seguidos
  • tomas un descanso de 5 a 10 minutos
  • repites el ciclo tres veces
  • descansas unos 30 minutos
  • vuelves a repetir los ciclos

De esta manera puedes lograr trabajar sin fatigarte y mantener un desempeño destacable.

Yo comencé esta forma de trabajo con 45 minutos. Luego cambié a bloques de 50 minutos y me pareció larguísimo.

Ahora estoy trabajando con bloques de 30 minutos y me siento más cómodo. Después probaré con bloques de 20, 25, 35 y 40 minutos para conseguir el bloque perfecto.

Trabajar en bloques es genial porque puedes asignar una cantidad de ellos a cada tarea, por ejemplo, «usaré tres bloques para la investigación».

Un secreto…
…el ser humano mantiene la concentración por cortos periodos de tiempo. Después se aburre y disminuye su nivel de atención. Cuando vayas a estudiar, trabajar, practicar, etc., siempre hazlo en pequeños bloques y toma pausas para descansar. Así tu cerebro vuelve a estar atento en el siguiente bloque.

Otra ventaja de los bloques es con respecto a la salud. Estar sentado por mucho tiempo es malo para tu cuerpo. En cada descanso párate de la silla, bebe agua y camina un poco por la casa.

¿Cuántos días trabajar?

Te aconsejo trabajar cinco días a la semana, como en casi cualquier trabajo. No obstante, toma un día de descanso intermedio. Yo trabajo:

  • domingo
  • lunes
  • martes
  • jueves
  • viernes

Fíjate que trabajo el domingo y no el miércoles. Esto lo hago para cumplir la misma función de los bloques. Es decir, trabajar y tomar descansos frecuentes.

No me gusta trabajar cinco días seguidos porque el lunes y el martes estoy activo, el miércoles comienzo a fatigarme, el jueves estoy fastidiado y el viernes no quiero trabajar.

Me di cuenta de que al tercer día comienza mi fatiga, entonces al cuarto descanso y al quinto tengo las energías recargadas para darle duro ese día, el siguiente y luego volver a tomar un descanso.

De esta manera mi productividad incrementa notablemente.

Inténtalo tú también. Trabajas tres días seguidos, descansas uno, trabajas dos y vuelves a descansar. Puede que te funcione igual de bien que a mí.

Conclusión

En lo personal, mi objetivo es ser lo más eficiente posible. Por eso no cobro por hora. Siento que es mejor terminar un trabajo en el menor tiempo.

El tema de los bloques y días de trabajo siempre van evolucionando en mí, a fin de conseguir el punto ideal.

Si te gusta esta forma de trabajo, entonces haz variaciones hasta que te sientas cómodo.


¡Y ya está! Este artículo fue cortito, pero no necesita ser largo. Dime en los comentarios cuál es tu forma de trabajar y qué crees que te funciona mejor. Tu experiencia puede ayudar a otro.

Deja un comentario

Cerrar menú